Blogia
ladymarjorie

Luis Fernando de Orléans y Borbón

Luis Fernando de Orléans y Borbón

El Infante Luis Fernando de Orléans y Borbón, segundo hijo de la Infanta Eulalia y de Don Antonio de Orléans, nació en el Palacio de Oriente, en Madrid en 1888. Tuvo una infancia bastante desgraciada al ser testigo del odio que se profesaban sus padres, de las batallas legales y por sobre todo, tuvo que padecer la falta de cariño de unos padres bastantes desamorados. Si bien su hermano Alfonso sufrió las mismas vicisitudes fue Luis a quien hicieron más mella en su carácter. Pasó varios años junto a su hermano en el Baumount College en Inglaterra desde donde le escribría cartas a su madre la Infanta Eulalia declarándole su amor incondicional y criticando a su ausente padre Antonio. En verdad Luis tenía un gran complejo de Edipo, pero al salir del colegio en 1902, vio que ese gran sueño de vivir feliz con su madre no era posible. Le prohibió terminantemente que siguiera su vocación de actor y nunca jamás aceptó su homosexualidad. Luis pasó de amarla con devoción a odiarla, inclinándose ahora más a su padre con quien se va a vivir, junto a su amante Carmela. Buscó también refugio en su tía, la Infanta Paz, con la que pasaba largas temporadas en el idílico Palacio de Nyphenburg, en Bavaria, donde compartía un clima familiar distendido, junto a sus primos y hermano. Su tía lo comprendía y defendía, conocedora de los problemas que había sufrido desde su infancia.


Había recibido en herencia una finca en Castillejo, que Luis proyectaba explotar, pero todo quedó en la nada ya que el Infante terminó por instalarse en aquel cautivante París de la "Belle Epoque" entrando de lleno a una vida hedonista y decadente. Fue "el" invitado de todas las fiestas, las cuales competían por ser la más ostentosa y extravagante. Célebre fue aquella en la que apareció con el torso desnudo totalmente pintado de azul sobre un elefante y con un turbante adornado por brillantes, a semejanza de un dios hindú. Su vida estuvo plagada de excesos, donde la droga, el alcohol y el sexo indiscriminado era moneda corriente. Su afición al juego y a la cocaína lo tenía siempre al borde de la ruina y llegó a traficar drogas para poder mantener sus vicios y su rumboso tren de vida. Junto a su inseparable Vasconcellos, un portugués apuesto y de pocos escrúpulos, protagonizó un escándalo mayúsculo cuando un marinero murió durante una orgía en la que ellos participaban. Don Luis trató de buscar refugio en la Embajada Española y terminó por ser expulsado del territorio francés. Para colmo en la prensa francesa apareció la noticia al lado de la foto del Príncipe de Asturias que publicaron por error. Esto fue la gota que derramó el vaso, tomando su primo, el Rey Alfonso XIII, cartas en el asunto: se le despojó de su título de Infante junto con todas sus preeminencias y honores, prohibiéndosele pisar territorio español.

Desde hacía años el Infante había entablado una relación amistosa con la Princesa de Broglie, Marie-Constance Say, dueña de una de las fortunas más importantes de Francia. Viuda del Príncipe Amadeo de Broglie y riquísima de nacimiento por ser heredera del imperio Say, de la industria del azúcar, era propietaria del Castillo de Chaumont donde vivía como una Princesa del Renacimiento, rodeada de infinitos lujos y obras de arte. En 1875 y con tan sólo 17 años se enamoró del castillo que estaba en venta y decide comprarlo por la suma de 1.706.500 francos, que para darnos una idea eran como 100 millones de euros de hoy. Ella era excéntrica a más no poder y amante de las grandes celebraciones. Entre sus más célebres huéspedes se encontraban el Maharajá de Khapurtala, la Reina Isabel II de España, el Shah de Persia, el Rey Eduardo VII de Inglaterra, los Reyes de Suecia, de Rumania, de Portugal...
Su último capricho fue casarse con el Infante Don Luis y convertirse en Marie de Orléans. Esto trajo un fuerte rechazo de la familia de Marie, que presentó una batalla legal para impedírselo. Finalmente se decidío que si bien Marie tenía una vida bastante particular ello no le impedía casarse con quien quisiera... Finalmente Don Luis Fernando, de 41 años y Marie Say, de 73 se casaron civilmente en Londres el 19 de septiembre de 1930.
A partir de entonces, la fortuna de Marie, ya un poco menguada por crisis financieras y administradores poco escrupulosos, comienza a mermar aceleradamante. Poco a poco, terrenos, obras de arte, mobiliario, cuadros y hasta su piano se van vendiendo. Finalmente su bien más preciado, el Castillo de Chaumont, es cedido al Estado por 1.800.000 francos en 1938.

Durante la Segunda Guerra Mundial el Infante se dedicó a causas más loables: salvó a muchos miembros de la Resistencia, con la ayuda de su tía la Infanta Paz que le proveía de información. Hasta llegó a pasearse, a plena luz del día por Berlín, luciendo la estrella amarilla cosida a su ropa como estaban obligados a hacer los judíos, a modo de protesta.

No llegó a ver la liberación de París, ya que murió el 20 de junio de 1945, luego de una complicada operación de testículos. Marie Say había muerto dos años antes, en un modesto apartamento de la calle Grenelle.

Sus restos fueron inhumados en la Iglesia de la Misión Española en París, en la Rue de la Pompe sin contar con la asistencia de ningún miembro de su familia. Hasta el día de hoy, se ha negado que sus restos sean trasladados al Panteón de los Infantes en el Escorial.

 

 

ALGUNAS DE SUS ANDANZAS:

- EN 1924, EL INFANTE LUIS FERNANDO ES EXPULSADO DE ESPAÑA POR ESTAR ENVUELTO EN TRÁFICO DE DROGAS. SU PRIMO EL REY ALFONSO XIII, LE ANULÓ SUS PRIVILEOS COMO INFANTE DE ESPAÑA. ESTÓ PROVOCÓ LA IRA DEL INFANTE DE ORLEANS QUE ARGUMENTÓ QUE ÉL ERA INFANTE DE ESPAÑA POR NACIMIENTO Y NADIE, NI SIQUIERA EL REY, TENÍA AUTORIDAD PARA DESPOJARLE DE SU TÍTULO. LLEGÓ A DECIR QUE AL REY ALFONSO, EL PUEBLO ESPAÑOL, LE IBA A DAR UNA PATADA EN EL TRASERO (ÉL UTILIZÓ OTRA PALABRA), QUE ERA ESO LO QUE ÉL SE MERECÍA.

- EN 1926, EL INFANTE ES DETENIDO EN LA FRONTERA HISPANO-LUSA, VESTIDO DE MUJER, ACUSADO DE CONTRABANDO.

- EN 1930, ANUNCIÓ SU BODA CON LA PRINCESA MARÍA CONSTANCE DE BROGLIE, UNA RICA HEREDERA DUEÑA DE UN CASTILLO Y UNA AZUCARERA. ÉL TENÍA 41 AÑOS Y LA PRINCESA 72 AÑOS. EL SOBRINO DE ELLA QUISÓ QUE ANULASE EL COMPROMISO Y LA LLEVÓ A LOS TRIBUNALES PARA INCAPACITARLA. LOS TRIBUNALES LE DIERON A ELLA LA RAZÓN Y SE CASÓ CON EL INFANTE.

DESPUÉS DE LA BODA SE TRASLADARON A VIVIR A LA RIVIERA ITALIANA. EL ALTO NIVEL DE VIDA DEL INFANTE, QUE INCLUÍA FIESTAS DESMESURADAS DONDE EN UNA OCASIÓN INCLUSÓ APARECIÓ A LOMOS DE UN ELEFANTE, OBLIGÓ A SU MUJER A VENDER SU CASTILLO.

- EN 1935, EL INFANTE ES EXTRADITADO A FRANCIA DESPUÉS DE HABER SIDO DETENIDO POR LA BRIGADA ANTIVICIO.

- EN 1943, MURIÓ LA PRINCESA DE BROGLIE, EL INFANTE SE FUÉ A VIVIR A UNA RESIDENCIA DONDÉ MORIRÁ EN 1945. LUIS FERNANDO SUFRIÓ BASTANTE EN LOS ÚLTIMOS TIEMPOS DE SU VIDA. PADECIÓ DE CANCER DE TESTÍCULOS Y SE LOS TUVIERON QUE AMPUTAR.
A DÍA DE HOY, EL INFANTE DE ESPAÑA LUIS FERNANDO DE ORLEANS, PERMANECE ENTERRADO EN LA IGLESIA DEL CORAZÓN DE MARÍA DE PARIS, SIENDO, TAL VEZ, EL ÚNICO MIEMBRO DE LA FAMILIA REAL ESPAÑOLA QUE PERMANECE ENTERRADO EN EL EXTRANJERO.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

José Carlos García Rodríguez -

El 10 de abril de 2012 saldrá al mercado editorial mi libro "El infante maldito. La biografía de Luis Fernando de Orleans, el más depravado príncipe Borbón", editado por Espasa (Grupo Planeta). Es la primera biografía del hijo menor de la infanta Eulalia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres